Download

lunes, 20 de julio de 2015

On 15:59 by Delfin Martell in    No comments


(Por: Delfín Martell) El pasado lunes 06 de julio en las instalaciones de UNEFA  “Núcleo Carabobo” en el municipio Naguanagua y desde las 11.00 am   se llevó a efecto el conversatorio sobre el bolero y sus implicaciones en la psiquis del ser humano. Esto en el marco de festival Bolereando 2015 y en honor al bolerista de América Felipe Pírela.  

Los ponentes: Jesús Puerta, Roberto Pérez, Cesar Prince y quien redacta la nota. A continuación tengo el placer de transcribir  parte de la ponencia... El bolero como género musical forma parte de la esencia cultural del latinoamericano debido a la integración de elementos estéticos que le conforma. En su génesis la célula rítmica es de carácter ternaria (origen español) con una profunda tendencia a la danza. 

El investigador Esteban Pichardo reseña en su (Diccionario provincial de voces cubanas) que en el año 1836 -en Cuba- había un baile popular llamado Boleras muy distinto al Bolero español y que hacia 1840 se observa la transición  de este al compás 2x4. En el año de1860 desaparece la seguidilla o esquema de carácter Hispano que lo vinculaba. Para los años de 1870 se fusiona al estilo y fraseo característico de la música cubana. Pero es desde 1890 y hasta hoy que se hace cotidiano encontrar boleristas en la isla y especialmente en la provincia oriental cubana. Pero también sentir y ver como el natural proceso cíclico y de evolución en el arte sonoro lo llevo al enriquecimiento del género a través del jazz.


Todo proceso cultural es de carácter cíclico y el bolero no se escapa de este. El género se consolida cuando Cuba alcanza su condición de república en el año de 1902. Este sufre transformaciones y muta en más de 10 modalidades.  Un proceso producto de la creatividad de grandes arreglistas que en búsqueda de atmosferas sonoras en función del texto -les lleva- al bolero ranchero, bolero rock, bolero-chá, bolero-mambo y las tendencias que se desprenden a partir del jazz como el bolero-son, bolero-jazz, bolero-feeling y otras fusiones donde el concepto de embellecimiento está conectado al “encuentro intimo  interpretativo” del artista. Es importante mencionar el aporte de la radio a la consolidación y popularidad bolero... En Norteamérica referencialmente -llega más tarde- a las preferencias del consumidor -el cual- da importancia a la música caribeña de carácter bailable. El Bolero de origen caribeño ha sido siempre más canción (texto-línea melódico) que solo baile.


Recordando a Felipe Pírela...

Un binomio de gran poder y creatividad lo conformaron “nuestro Moderno Juglar” Italo Pizzolante y el “Bolerista de América” Felipe Pírela. Esta dupla y bajo el criterio musical del maestro Billo Frometa en el año de 1960 le dieron forma a la producción discográfica Paula (en honor a la conductora de TV Paula Bellini) -comenta Italo- que según palabras más, palabras menos... El maestro exclamo  que el tema Mi Puerto Cabello de la autoría de Italo  quedaría perfecto en la voz de Felipe y solicito a Manuel Enrique Caraballo Gramcko (amigo en común de Billo y Pizzolante) el permiso y copia del tema para incluirlo en dicha producción. 
Delfin.martell72@gmail.com
Mensajes de texto: 0416-7333272
htpp://delfinmartell.blogspot.com
www://Fundadial.com.ve 
Twitter:
@VConciert
VConciert... Un tesoro musical venezolano
Grupo Facebook 

0 comentarios:

Publicar un comentario